El Poder de la Gratitud

Cuando nos sentimos en armonía con Dios y el Universo la energía positiva fluye atrayendo hacia nosotros lo que anhelamos. Al estar en la misma frecuencia que el poder divino todo se alinea a nuestro favor, se abren los canales que nos conectan directamente a la abundancia ilimitada, por eso es tan importante que aprendamos a estar en armonía.

Existen varios pasos a seguir para alcanzar la armonía, primeramente debemos arrancar de nuestra alma todos los sentimientos negativos como la envidia, la competencia, el rencor, las desilusiones y los resentimientos del pasado, estos ideas sólo bloquean los canales que permiten el flujo de la energía positiva que permite que estemos en frecuencia con la abundancia y un estado mental abierto a recibir los dones del Universo.

Otro hábito que permite que estemos en contínua armonía con Dios es el agradecimeinto. Cuando agradecemos, el universo abre compuertas para que recibamos lo que pedimos.  Si usted agradece por lo que tiene, se eleva a una frecuencia donde todo es posible bajo la armonía de Dios.

Agradecer es un hábito poderoso, cada vez que usted agradece por lo que tiene o por lo que le sucede amplifica su poder de recibir. La gratitud es la frecuencia más poderosa del Universo.

Comience a enumerar las cosas por las cuales se siente agradecido y verá como empezará a cambiar a una vibración más positiva. Al sentirse agradecido por lo que tiene, comienza a atraer más de las cosas buenas y más de aquello por lo cual está agradecido.

Por el contrario si comienza a quejarse porque no tiene el carro que quiere, la casa que anhela, el amor perfecto, o buena salud, lamentablemente recibirá más de esas mismas carencias.

Recuerdo mi experiencia con uno de los  vehículos que tuve, un Mercedes Benz S430. Era un carro extraordinario, pero después de ocho años de uso comenzó a fallar. Naturalmente comencé a aburrirme del auto y empecé a desear otro mejor, sin embargo, mis pensamientos no me permitían adquirirlo porque lo único que hacía diariamente era quejarme de las pequeñas fallas de mi auto. Fue hasta que comencé a cambiar mis pensamientos y a practicar el arte del agradecimiento, entonces todo se fue dando perfectamente para que pudiera comprar un nuevo automóvil, tal como lo había imaginado y lo mejor fue que lo adquirí sin endeudarme.

El desarrollar el hábito de la gratitud se crea una conexión directa con el poder divino y la abundancia ilimitada. Hoy en día, agradezco día a día por todo lo que tengo, desde que despierto hasta el momento en que me dispongo a dormir. Al despertar doy gracias por mi vida, por mi familia y por mi trabajo, cuando llego a la oficina, doy gracias por mis empleados, por mis clientes y por todas las personas que me rodean. Acostumbro a dar gracias por cualquier situación, durante el día doy gracias centenas de veces.

La gratitud nace de la fe

En el capítulo sobre la Ley de la Atracción hablamos sobre la existencia de una energía inteligente creadora de todo en el Universo, esta energía provee todo lo que quiere y usted puede conectarse con tal energía a través de un sentimiento profundo de gratitud.

Es importante que entendamos que el Universo es abundante y la gratitud nos mantiene conectados con esa abundancia infinita. Pensar que existe la escazes es fatal, no podemos caer en la trampa de pensar que los recursos son limitados.  Confiando en la bondad y abundancia del Universo es que obtendremos todo aquello que deseamos.

Muchas personas se desconectan de Dios porque nunca le agradecen y como consecuencia se desconectan de los  recursos ilimitados y sufren de pobreza, y cuando me refiero a pobreza no sólo hablo de la pobreza material, esta también incluye la salud, la familia, la profesión, las amistades, el amor y la felicidad.

Cuando usted crea una actitud de gratitud pone su mente, su cuerpo y su espíritu en una vibración dinámica, al envíar buenos pensamientos al Universo sólo circunstancias positivas se le regresarán, así como funciona la Ley de la Atracción funciona La Ley de la Gratitud. Si su agradecimiento es grande y constante, la reacción será grande y constante.

La gratitud nos mantiene conectados con el poder divino, al agradecer abrimos metafóricamente la llave de un grifo que nos baña en abundancia. Coloque su mente en un estado mental de gratitud y todo fluirá en abundancia hacia usted.

El poder de la fe

Trate de crear el hábito de agradecer por lo que posee y también por lo que está por venir. La fe es la habilidad de creer en lo invisible e increíble, esa virtud permitirá abrir sus expectativas, creando una vibración positiva que atrae todo lo que se imagine.

Las personas que no agradecen no pueden recibir con naturalidad, y cuando reciben no lo retienen por mucho tiempo, las cosas se les escapan de las manos como cuando cerramos el puño para evitar que se escape el agua.

Desarrolle el hábito de agradecer constantemente por todo lo bueno que nos sucede, por lo que tenemos y por estar la oportunidad de estar vivos en en momento.

301 SECRETOS PARA PAGAR MENOS IMPUESTOS
LIBRO GRATIS
Respetamos Su Privacidad

Deja un comentario