Cuando una puerta se cierra ¡Otra más grande se abre!

Extraido de mi libro  “El Arte de Resurgir,  por  Henry Aldana.

La vida es una caja de pandora, nunca sabremos que sorpresas trae o que nos espera,  y a traves del tiempo   atravesamos con personas y situaciones que nos marcan para siempre, y nos dejan una memoria positiva o una memoria dolorosa o negativa;  pero independiente te de lo que sea nos dejan una enseñanza. Y esa enseñanza hay que verla con mucho valor porque toda experiencia tiene y deja algo positivo. Las experiencias de la vida por tan dolorosas que sean nos hacen crecer y es ahí donde está el valor de cualquier relación o experiencia que hayamos vivido.

En la odisea de la vida pasamos por diferentes   caminos y tomamos rutas que nos llevan por una autopista emocional que se puede comparar como cuando  abordadomos  una  montaña rusa, pero esta ves, la montaña rusa de nuestras vidas.  Comiensa con la emocion de que sera una buena experiencia, comienza lento, pero con esperanza de que tarde o temprano nos lleva hacia la cima, y de rependte,  nos lleva por curvas iper-rapidas  casi tirándonos al borde de un lado al otro, y a la misma vez nos eleva hasta la cima donde céntimos que  volamos sobre las nuves con ectacy, pero de repente sin darnos cuenta,  nos deja caer al precipicio hasta que sentimos que   el corazón se nos sale y el alma se nos va.  La adrenalina corre por sus venas y usted siente miles de emociones al misma ves, miedo, alegria,  locura, gusto, grita, se rrie, llora, y finalmente llega a su final pero en el camino, disfruto todas esas emociones independientemente que fueran buenas o malas; Asi es la vida.

Vivimos experiencias que nos dejan alegrías, relaciones extraordinarias, relaciones dolorosas,  esperanzas rotas, sueños ilusos, fracasos, desilusiones, paciones; pero todas estas experiencias nos dejan una enseñanza que nos hacen crecer.    Pero muchos nos  quedamos pegados el pasado, nos quedamos enfocados por mucho tiempo en la puerta serrada y eso no nos permite avanzar.

Las oportunidades están siempre enfrente y no atrás, y lo único que debemos hacer es mirar hacia arriba y hacia enfrente. Y no importa cuantas puerta se sierren, Dios siempre abre puertas más grandes. Pero antes de abrir una puerta nueva, tienes que serrar la ca esta atras.

Muchos seguimos viviendo en el pasado y mantenemos el vivo recuerdo de los que nos hirieron y de las desilusiones, y desafortunadamente no permitimos que esas emociones negativas se disuelvan, y las mantenemos en el corazón y en nuestras pensamientos, y esos malos recuerdos nos deprimen, y estos son exactos los mismos  sentimientos que roban nuestro futuro. Acuerdate que tu atraes lo que estas pensando, y si quieres sentirme mejor, simplemente cambia lo que estas pensando.

Dejemos de vivir en el pasado; y como lo hacemos? Dejemos de revivir las memorias, pare de ver hacia atrás, no vea las fotos, no reviva las memorias del ayer y déjelas morir, dejemos de pensar en lo que paso. Pare de celebrar  sus tristezas y de sentirse  como una víctimas. Dejemos de repasar y contemplar  nuestra colección de memorabilia del pasado, quémela, bótela, destrúyala y comenzara el proceso de dejar el pasado atrás, y cuando deja el pasado atrás, comienza el proceso de renovación. Yo le prometo que cuando una puerta se cierra, otra se abre.

Acuérdese que usted es un Victor y no una víctima. Ponga el pasado atrás,  Abra las puertas, abra las ventanas y deje que entre la luz, abra su corazón para las nuevas oportunidades. Salga y conozca nuevas personas, y asegúrese que se junte con gente positiva, gente contenta, gente  visionaria.

Todos los días son nuevos días, y debemos comenzar como lo que es: un nuevo día. Pero para comenzar un nuevo día debemos comenzar perdonando a todas las personas que nos hicieron daño, a todos los que nos hirieron, y yo creo que eso es lo más difícil.

El segundo paso es pedir perdón a los que nosotros también herimos, pero lo más importante es perdonar a nosotros mismos por todos los errores que cometimos con la información y la madures que teníamos en el momento que tomamos las decisiones equivocadas.

Pero el problema es  que no dejamos pasar los decepciones y vivimos con rencores y esos rencores no nos permite dar un paso para poder perdonar y nos quedamos pegados en el pasado, y vivimos envenenados por el pasado y ese mismo veneno es el que nos ahogamos y nos consume y no nos permite resurgir.

Sus mejores días están enfrente y no atrás.  La vida no es justa, pero nosotros tenemos la capacidad de resurgir de convertir cualquier adversidad en gran oportunidad pero tenemos que cerrar las puertas de pasado. Serrar capítulos de nuestras vidas que ya terminaron pero no podemos comenzar uno nuevo porque no hemos puesto punto final.  Lo bueno que lo mejor de su vida es que recién comienza, y todo lo mejor está enfrente y no atrás.

Muchos de nosotros nos quedamos pegados con los cargas del pasado y no nos permite resurgir, muchos no queremos comenzar una nueva relación por el temor de que nos vuelvan a lastimar, y nos quedamos lambiendo las heridas envés de cubrirlas y dejar que se curen solas.

Es natural que ciertas puertas se cierren en nuestra vida, lo importante es que observe este hecho como un reto para mejorar su creatividad y buscar nuevos horizontes por que cuando una puerta se cierra otra más grande se abre. En la vida siempre no encontraremos y cruzaremos con personas y estableceremos relaciones con ellos, durante el tiempo con estas personas vivimos momentos especiales, momentos que siempre estarán en nuestra memoria, y momentos emocionales que nos marcaron para siempre, peor lo que debemos entender que eran parte de nuestro destino y los encontramos en el camino para que nos enseñaran,  para qué creciéramos y maduramos, y seamos mejores; y cuando lo vemos de esta manera, una puerta más grande se abre.

Tristemente puedo asegurarles que todas las relaciones comienzan y termina, la pregunta es cuando y como! Toda relación tiene su siclo y su temporada, pero toda relación termina.  El dolor que una separación causa nos hace sentir solos y confundidos, culpables y dolidos, y  sentimos que no podremos seguir nuestro camino sin estas personas, pero lo que yo aprendí que mi destino no estaba atado a otras personas, si no a mí mismo,  todas las relaciones terminan y es inevitable sentir dolor, y sentimientos de culpabilidad, es normal, pero hay que curar las heridas que dejan las relaciones dolorosas.

Cuando una relación llega a su fin, y la  persona que uno ama se va de la vida de uno, no quiere decir que esa persona era mala o injusta o malagradecida, simple mente significa que la temporada con esa persona termino y esa relación  llego a su final y el próxima etapa es sanar las cicatrices de una separación dolorosa.

No hay absolutamente nada que podamos hacer del pasado, pero podremos hacer mucho del futuro, a donde vamos es más importante que de dónde venimos. Como dice Stephen Covey en su libro Los Siete Hábitos de las Personal Efectivas, que no es la picada de la serpiente venenosa que lo mata, es el veneno que inyecta la serpiente. Y como podremos sobrevivir la picada, es sacándonos el veneno, chupando y extrayéndolo lo más pronto posible.  No podemos evitar que los pájaros vuelen por encima de nuestras cabezas pero si podemos evitar que hagan su nido.

Debemos evitar que el veneno nos consuma, y extraigamos el veneno, y los resentimientos que dejan la una separación dolorosa. Lo primero que debemos hacer es dejar de soñar de cómo hubiese sido diferente o lo que hubieses sido si lo hubieses hecho de otra manera, acepta la perdida, acepta la tristeza, y acepta el dolor. Cuando  permite sentir el dolor, el dolor pierdo fuerza y se empieza a disolver.

Los niños son un buen ejemplo de esto,  ellos saben cómo despojarse del dolor por que saben cómo sentir sus emociones, ellos lloran, y cuando terminan de llorar, el dolor se va. Sea como un niño, llore si es posible, está bien que llore.  En Su mente y en su corazón debe dejar que esa persona de valla, suéltela y déjela ir. Cuando usted hace esto, se libera. Liberar a alguien es un estado mental y no tiene nada que ver con sus acciones.

Recuerdo lo que me paso en una etapa de mi vida durante una relación romántica. Yo quería que mi pareja actuara como yo quería, y que hiciera lo que a mí me gustaba, pero ella era quien era y yo ni nadie la iba a cambiar pero como buen terco , decidí  invertir todo mi  tiempo y energía en cambiar a mi pareja para que me quisiera de la manera que yo soñaba ser amado,  gaste tanta energía tratando de cambiarla envés de tratar de complacerla, pero termine  exhausto y confundido, y siempre terminaba en desilusión, porque ella no cambiaba, y la verdad es que las personas no cambian, si queremos ser felices, los que tenemos que cambiar somos nosotros mismos y no esperar a que la otra persona cambie. Cuando aceptemos las personal exactamente como son, es cuando nos sentiremos felices, mientras veamos la felicidad afuera de nosotros, nunca lograremos la felicidad.  La mayor causa de felicidad viene de adentro.

Cuando sentí que no tenia control de la situación, también perdí control de mis emociones y comencé a perder el enfoque de lo que era importante en mi vida; se me quitaron las ganas de hacer el trabajo que antes tanto me apasionaba, de salir bailar como siempre baila, de estar con mis hijos y jugar de la manera que lo hacía, y de  como consecuencia toda mi vida sufrió y las cosas me comenzaron a salir mal, perdí mi salud y bienestar mental induciendo una infarto fatal qué me  arrastro por cuatro años de mi vida;  y cuando pierdes la salud pierdes casi todo, retrocedí, perdí buenas amistades, buenos contactos, clientes, buenos empleados, todo comenzó a tambalearse tan solo por enfocarme en resolver algo que nunca sería posible, cambiar a otra persona.

Al mismo tiempo, que mi salud estaba frágil,  mis empresas, Aldana & Associates y el Instituto para el  desarrollo empresarial sufrían crisis económica y de fuerza laboral, hasta alcanzar una mala reputación. Sin embargo, miré todo los que me había sucedido con una prospectiva de desarrollo  crecimiento personal y vi esta experiencia como un incentivo y una motivación para cambiar el rumbo de mi vida y por ende la de mi empresa que estaba destinada a caer al vacío. Este fue un memento de vida o muerte de mi carrera profesional, estaba confundido y no sabía cómo salir del profundo hueco que fue causado por mi estado emocional y mi manera de pensar, pero tomé la iniciativa de crear un nuevo proyecto en mi vida profesional que me ayudo a levantarme emocionalmente y económicamente.

El nuevo proyecto consistió en crear una franquicia para proveer servicios de preparación de impuestos personales: la franquicia de Tax Experts. Enfocarme en este proyecto, me ayudo a distraer mis pensamientos que me avían llevado a casi una depresión. La energía que causo el pensamiento de un nueva oportunidad y un nuevo porvenir creó una  emoción y una reacción positiva, y el proceso de crear en algo nuevo me ayudo a recuperar nuevamente el objetivo de volver a triunfar en los negocios, y a pesar que el primer año de operaciones Tax Experts perdimos mucho dinero, pero fue un  reto que me mantuvo enfocado y destruido de el problema emocional que me había llevado al fracaso.

Usted y yo tenemos que estar claros que no somos inmunes al error y al fracaso, de igual manera aceptar que los contratiempos, desilusiones y los malos momentos son inevitables, son parte natural del curso de la vida, por lo tanto, debemos estar preparados para afrontar este tipo de situaciones de conflicto con calma, positivismo y abiertos a posibles soluciones y más importante al cambio personal.

Todos pasamos por problemas y retos en la vida, pero la diferencia es como manejamos adversidades y de cómo manejamos la cituacion en la que nos encontramos. No es lo que pasa lo que determina su vida, si no lo nosotros hacemos con cada situación. Si usted está en un momentos de adversidad haga un esfuerzo por no autocriticarse severamente, y no permita que un atraso lo derrote emocionalmente hasta el punto de generar pensamientos destructivos como sentirse que  es un perdedor,  un inútil, un inepto, mediocre o cualquier otro pensamiento negativo, o un simple soñador que nunca lograra nada.

Depende de los pensamientos que esta poniendo en su mente, algunas veces, la autocrítica es peligrosa porque puede destruir su autoestima.  Yo sé que es difícil perdonar a otras personas por los daños que nos causaron,  pero lo más difícil es perdonarnos nosotros mismos por los errores que cometimos. El no perdonarnos a nostros mismos, no nos permite resurgir por que nos sentimos culpabes, y la culpabilidad es uno de los sentimientos mas destructivos.   Comiense perdonandose porque todos  hemos hecho grandes errores.  Y lo mas  importante es que  recuerde que usted hizo lo mejor posible con lo poco que usted sabia en ese momento. Perdónese por no haber sido más sabio y menos consiente, perdónese haber hecho lo que izo y por los daños que causo. Deje el pasado y siga con su vida.

Nunca vea el fracaso como un final; , sacudase y levenatese, y aprenda rápido la lección y sigua su camino. Todas las personas han atravesado por momentos de adversidad, retrasos, desilusiones y fracasos, incluso  aquellos a que observamos tienen una vida exitosa y feliz, la clave del éxito en ellos es que han sabido convertir las crisis en oportunidades de renovarse, desarrollando la habilidad de sacar el mayor provecho de cada situación, y convertir el limón en limonada.

301 SECRETOS PARA PAGAR MENOS IMPUESTOS
LIBRO GRATIS
Respetamos Su Privacidad

Deja un comentario